08 octubre 2007

Y si... Portugal no se hubiera independizado de España en 1640 (el mito de Iberia)


Poneos en situación: es el año de Nuestro Señor de 1640. El Barroco rompe pistas en las salas de baile de los palacios. España sigue siendo un Imperio donde no se pone el Sol, los suecos y holandeses no paran de dar el tostón (junto a los franceses en la Guerra de los Treinta Años) en un absurdo conflicto "católicos vs protestantes". Los Segadores por arriba a la derecha, Medina-Sidonia por abajo y Braganza por la izquierda quieren romper España (¿os suena?). Felipe III "reina" como mera marioneta del Conde-Duque de Olivares (lo siento, no consigo ver a J. Cámara haciendo de valido, es como intentar ver a Amparo Baró como Ana de Austria!)

Bueno, al lío. La única revuelta que consigue tener cierto éxito es la que apoyaron los gabachos para que los portugueses se establecieran por su cuenta (mientras que a los catalanes les dieron tan para el pelo que todavía lo recuerdan, pobriños) y por lo tanto Portugal se declara reino independiente. Chachi.

Ahora bien, supongamos por un momento que la revuelta de Évora no tuvo éxito. Que la rebelión que se originó en Braga para volver a ser parte de España hubiese dado resultado. O que, en uno de esos momentos en los que todo el mundo odia a todo el mundo y nos liamos a hostias unos y otros, España hubiera anexionado Portugal (lo que viene siendo sólo la parte peninsular). Aquí empieza la ucronía de hoy... ¿qué sería de nosotros?
La idea no es del todo descabellada. No en vano, uno de cada 4 portugueses vería con buenos ojos retomar por tercera vez la Unión Ibérica de la que tanto presumen los anarkas de la FAI.

Pues bien, partiendo de esa fecha (1640), esto es lo que habría ocurrido si España y Portugal hubieran seguido siendo "una nació":

1. Portugal e Inglaterra no se alían
Una entente que duró siglos y gracias al cual los españatas se lo pensaron dos y tres veces antes de invadir el país vecino por antonomasia. Eso habría supuesto varios temas importantísimos en la época: Inglaterra no habría tenido preferencia en sus productos textiles en territorio portugués (sabiendo que Castilla tenía en el comercio textil una de sus principales bazas comerciales de la época) y habría recibido de los lusitanos el oro y diamantes de Brasil que merced a esta alianza iban a parar a la Pérfida Albión. Y tan pérfida, la jodía...

2. Guerras Napoleónicas
El pitufo megalómano tendría que buscarse otra excusa para cruzar los Pirineos como Pedro por su casa a repartir cera. Este vendría a ser el nuevo diálogo entre aquél y Fernando VII:
Napo: Bonjour, monsieur. Queremos invadir Portugal.
Fer: ¿Lo cuálo?
Napo: Je veux dire... que había pensado que sería buena idea meterle caña al inglés desde Lisboa.
Fer: Pero... ¿no te viene más a mano Calais?
Napo: Non. Alors... ¿trato hecho?
Fer: Pues va a ser que no.
Así las cosas, como Napoleón se creía el Puto Amo entraría en España de todas todas, teniendo que cruzarse con tipos de la calaña de Curro Jiménez o el Empecinado. Pepe Botella habría sido igualmente José I, pero de Iberia. Wellington habría tenido que venir igualmente, y Bailén y San Marcial habrían ocurrido igualmente, para solaz de Mostoleños y Malasañeros que tendrían un Dos de Mayo que celebrar como Dios manda.

3. Trafalgar
Nelson pudo contra una flota conjunta hispano-francesa... ¿habría podido también si la portuguesa se hubiera unido al combinado? La respuesta no puede ser tan clara. En esos momentos es cierto que la Armada portuguesa no era lo que llegó a ser en la época de Magallanes, aún así habría supuesto un riesgo demasiado elevado para los guiris enfrentarse a semejante fuerza tan lejos de sus puertos seguros (ya no hay alianza), por lo que la batalla habría tenido lugar mucho más al norte y carecerían del "efecto sorpresa". Churruca habría podido curtir a más de un pelirrojo pecoso. Nelson habría muerto igual, pero en lugar del beso de Hardy lo habría recibido de un atún.

4. Principios del siglo XX y la moda de las dictaduras
Portugal tuvo su dictadura anticomunista (proto-fascista, facha a secas o como queráis llamarlo) antes que la española. Eso sí, tuvieron el buen gusto de acabarla antes también. Salazar acabó sus días en el 70 creyendo que seguía gobernando el país (iluso). Aquí tuvimos que ver a Arias Navarro decir entre pucheros eso de "Españoles, Franco ha muerto" 5 años después.

La Guerra Civil habría sido tal vez evitable, aunque no sus consecuencias. En la época de entreguerras y la posterior II Guerra Mundial todos los países del Primer Mundo se dividían en dos bandos: extrema derecha o extrema izquierda, siendo los moderados apartados como pesados moscones. Pasó en Alemania, pasó en Italia, en la URSS estalinista, en la Francia de Pétain, en Escandinavia, el Benelux, Europa del Este... cómo no iba a pasar en la Piel de Toro!
Lo que sí que habría cambiado es, posiblemente, la política aplicada. Teniendo en cuenta un factor princpial en esta Ucronía como es "partiendo de la base de igualdad entre Portugal y España", es posible que no se hubiera podido prohibir el portugués como idioma cooficial (u oficial a secas) en el occidente peninsular. Luego, posiblemente, tampoco se habría podido hacer lo mismo en otros lugares con varias lenguas propias. Eso habría relajado el ambiente opresivo sólo un poco (desengañémonos, una dictadura siempre es una dictadura, y los totalitarismos no son precisamente la panacea).

Se habría logrado mayor éxito en el colonialismo a ultranza que practicaron (o intentaron practicar) antes de que Marruecos fuera una realidad tangible. La derrota de Alcazarquivir, lo de Annual... aunque tampoco se puede decir que una fuerza combinada de estos dos mindundis hubiera cambiado mucho las cosas. Como mucho, las habría postergado un poco más y el Atlético Tetuán habría estado en Primera División un par de temporadas más.

Eso sí, las consecuencias internacionales habrían sido las mismas: tanto uno como otro promovieron un aislacionismo premeditado (dichosa autarquía) por el que subsistir "orgullosamente solitos" (Salazar) que probablemente habría acabado igualmente en los 50 con las bases americanas y Eisenhower repartiendo puros por la Castellana en un ambiente entrañable.

5. Los nacionalismos
La Unión Ibérica provocaría la unión de dos "naciones" que crecieron juntas pero que cada una vivió por separado, como dos hermanos. Comparten tronco común y mucha historia conjunta pero cada uno mantiene señas de identidad diferentes en algunos aspectos (en otros no, como en todas las familias). Eso provocaría que con el auge del Romanticismo en el siglo XIX surgiera en la costa atlántica un sentimiento de identidad fuertemente marcado por lo propio que englobaría la idea fantástica de Os Paises Portugueses que, cómo no, en sus ansias expansionistas buscaría la incorporación de Olivenza, Ciudad Rodrigo, el Bierzo y Ceuta. Este movimiento no resultaría ajeno a otros lugares, aunque con matices diferentes a los que tenemos (y sufrimos) hoy en día:
- Sabino Arana, aún más asqueado que nunca de lo que hay bajo Zubiaurre por la mezcla tan zafia de castellanos y portugueses, se envuelve en su recién inventada Union Jack a la vasca y reclama la pureza de sangre vizcaína. Sin embargo, en esta ocasión, matiza claramente que "vizcaíno no es Llodio ni Oñate, ahivalahostia pues". A los guipuchis, que les den. Luego se arrepentiría, pero demasiado tarde. El PNV (Partido Nacionalista Vizcaíno) ya era una realidad.
- Prat de la Riba, en cambio, estaría demasiado ocupado en Belo Horizonte ampliando el mercado textil catalán (gracias a la ya viejísima NO alianza con Inglaterra, España tenía el monopolio textil en medio mundo desde tiempos lejanos) inventando el tanga, y sintiéndose más español que el Capitán Trueno... es lo que tiene que no falten cuartos que gastar. Por eso, tras la crisis del 73 saldría algún Pujol a ver qué tajada saca...
- En cambio, existiría un auge en el movimiento nacionalista castellano, debido sobre todo en contraposición al galaico-portugués. Algo así como la Valencia de hoy, pero más bruto. Y si no, que se lo pregunten a los de Balsaín, a ver qué dicen...
- Habríamos perdido Cuba, Filipinas y Puerto Rico igual, pero no por darnos de yoyas con los USA, sino por tontos (y América entera, y las colonias de África, y el Desastre de Annual...)

6. Otros detalles importantes
- Seríamos 45 millones de iberos
- El nombre del engendro no podría ser otro que Unión Ibérica o Iberia a secas. Lo de Portuña o Espagal no acaba de sonarme bien del todo, además que ya se concibe como aceptable tal nombre en ambas partes.
- El fado se cantaría en Huelva y la muñeira se bailaría en Braga.
- Iberia entera tendría el mismo huso horario, por mucho que les pese a los del Atlántico.
- Iberia habría ganado varias Eurocopas y seguramente el Mundial de Corea (y ni todos los Al-Ghandour del mundo lo habrían podido impedir).
- Portugal tendría el mismo huso horario que España (se chinchen)
- Iberia (la de los aviones) se llamaría Hispania.
- Los hispanos del mundo se llamarían iberos (y no latinos como los gabachos se empeñan en encasillarnos), incluyendo brasileños, mozambiqueños, guineanos, angoleños, caboverdianos, timorenses (orientales), los ciudadanos de Goa o Macao... ya ves, que los portugueses no se quedaron tampoco en casa a verlas venir, oyes!

2 comentarios:

  1. Anónimo10:33 a. m.

    TIENES EL BLOG MAS TONTOLCULO QUE SE PUEDA VER EN TODO OCCIDENTE Y PARTE DE LA SARRACENERÍA, HIJO.
    ¡QUE CACA-O MENTAL Y EMPANADILLA PASADA TUS MENINGES, CHAVAL!
    Y LA GRACIA EN EL CULO, TÍA PETARDA.
    ¿POR QUÉ NO TE DEDICAS A APRENDER (DE) ALGO EN LA VIDA EN VEZ DE IR SE GURÚ E ILUSTRE ERUDITO, MONO-SABIO?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:18 p. m.

    Es una perspectiva interesante, ilusoria, pero que pudo haber ocurrido (lo de 1640, en lo demás ya no entro). El que no le guste que no lo lea y no insulte.

    ResponderEliminar