10 diciembre 2007

Perdones

Cierto diario que presume de estar "más a la izquierda que El País" (como si eso fuera difícil) expone el siguiente artículo: "Crímenes de guerra en nombre de España". Rimbombante, sonoro, explosivo.

¿Sobre qué irá? ¿La Guerra Civil con un buen bando y un mal bando (escoja el lector el suyo)? ¿El genocidio indígena del que se lloraba el Gorila denunciado en su momento por Bartolomé de las Casas y bastante discutido? ¿La Inquisición Española, mundialmente conocida? ¿La Reconquista, donde sucios cristianos la emprendieron a yoyas con los descendientes de Averroes, Maimónides, Avempace o Abenezra? ¿Peligra la Alianza de Civilizaciones?

Para evitar equívocos, el periódico realmente oficial del Gobierno subtitula: "Nuestro país nunca ha pedido perdón por los ataques con armas químicas sobre Marruecos en la Guerra del Rif." Menos mal, creí que iba en serio.

Leyendo el artículo en prunfundidad, resulta que la cabecera es bastante tendenciosa y revisionista. Dice que esos bombardeos existieron. Así lo dicen crónicas de la época y algunos que todavía viven. Dice que aquello estuvo feo, y a fe mía que lo fue. Dice que debemos pedir perdón. Nones.

No dice, en cambio, que no fue un bombardeo indiscriminado. No se lanzó el mismo gas mostaza que unos pocos años antes asolaba Verdún y la Línea Maginot. Aquella peste no alcanzó -al menos, deliberadamente- a la población civil. Tampoco habla de los entre 8 y 10.000 soldados españoles que murieron acribillados o descuartizados por los seguidores de un tal Abd el Krim.

No olvido que estamos en época de revisión de la historia y que conviene echar un poco de mierda encima de la historia de España para que no haya demasiadas soriflamas a cuenta de los periféricos de siempre: si alguien te reclama un juguete que no te gusta, no te costará tanto dárselo...

Así las cosas, desde esta simpática bitácora invito a Javier Rada y a Tarik el Idrissi (redactores de la noticia) algunos otros ejemplos con los que fustigar un poco más a esta puta llamada España:

1. Nuestro país nunca ha pedido perdón por llevar enfermedades al Nuevo Mundo.
A fin de cuentas, Hernán Cortés se llevó a 200 parientes y ellos solitos diezmaron a todo un continente. Pero no por el filo de la espada ni el fuego de sus primarios arcabuces, sino por algunos virus que el futuro Virreinato de la Nueva España (Centroamérica, vamos) jamás había visto como la viruela, por ejemplo. Por unos insignificantes bichejos cayeron muchos más de los que murieron por las armas. Claro que, ya puestos, debería ser el Colectivo de Cepas de la Viruela los que pidieran perdón, pero son tan obstinados los jodíos que casi podemos cargar nosotros con el muerto.

2. Nuestro país nunca ha pedido perdón por la pandemia de gripe (la Gripe Española)
No es que empezara aquí una de las mayores epidemias de la historia (mató entre 50 y 100 millones de personas entre 1918 y 1919), pero eh, ya que nos han encasquetado el nombre, tendremos que pedir disculpas por tal masacre. Creo que la Coordinadora Gripalista Ibérica está ahora mismo de protestas por las vacunas que llegan, así que tampoco las veo muy dispuestas a agachar el núcleo.

3. Nuestro país nunca ha pedido perdón por el hundimiento del Maine
Ya, bueno, es posible que lo hicieran los propios yankees para tener así la excusa perfecta con la que declararnos la guerra (como si hiciera falta buscarnos excusas, 'jate tú) y quitarnos así Cuba, Puerto Rico y Filipinas (y las Marianas, que esas no se cuentan pero ya me gustaría a mí vivir en ellas, ya). Precisamente a raíz de aquello vino todo eso del rollo Generación del 98 con el que poder decir que España es una mierda y parecer moderno y transgresor. Eso sí, que se cuide todo guiri al que se le ocurra decir eso mismo. Los pobres no saben que sólo los hijos pueden hablar mal de mamá.

4. Nuestro país nunca ha pedido perdón por la muerte de Nelson
Porque le mató un marinero español, y todo gabacho que jure y perjure que no, que fueron ellos, mienten cual bellacos. Moratinos debería estar ya en Trafalgar Square depositando un ramo de flores a los pies del pilar de Nelson y oficiando una ceremonia en la que se fustiguen 40 latigazos a un monigote de Churruca. Que no se diga que los españoles no sabemos pedir perdón.

5. Nuestro país nunca ha pedido perdón por la Mosca Española
Probablemente, la causa de la superpoblación humana es culpa de este escarabajo (¿por qué le llaman mosca?) que tiene efectos afrodisíacos y, por lo tanto, también es culpa nuestra. No es un bicho autóctono de aquí como podría ser el goli gorri vasco o el burro catalán, pero eh, que no se diga, que el bicho que provoca llagas y vesicantes (además de unas erecciones que ríete del popper, amigo gay) es mundialmente conocido así. ¡Si hasta hay un capítulo de Futurama sobre el tema!
Público debería exigir que el Rey se prodigue en disculpas visitando cada sex shop del mundo y promocionando este casticísimo producto no-español-pero-como-si-lo-pareciera.

6. Nuestro país nunca ha pedido perdón por el efecto Bisbal
Que aquí se veneren a tipos como él sí que es un crimen de la humanidad. Sólo por esto merecemos todo lo que nos está pasando.

2 comentarios:

  1. Jon Kepa8:26 p. m.

    No es por hacerme publicidad, ni por entrar en polémicas de ningún tipo.
    En la siguiente web tienes información sobre este asunto que te puede interesar.
    http://gomara.wordpress.com/2007/11/30/abdelkrim-el-khatabi/
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jon, creo que ya me había pasado por ese artículo en alguna ocasión porque me suena de haberlo leído. Es interesante conocer más a fondo una de las figuras más importantes de la historia de la Piel de Toro... sobre todo cuando no fue precisamente un amigo!

    Aprovecho el sello para matizar un apartado del artículo por el que mi chica se ha puesto un pelín de morros y me ha llamado de todo menos pitufo con pecas (que suele ser su adjetivo favorito y ojo, me encanta): Cuando me refiero a que "nuestro país nunca ha pedido perdón pro llevar enfermedades al Nuevo Mundo" lo hago desde la consciencia de que es imposible reprocharnos que, en la época de Cortés, supiéramos que el ecosistema americano no tenía la capacidad de soportar la llegada de nuevos parásitos (no, hombre, los españoles no, los virus...) y que caerían como moscas. En otra ocasión hablaremos, si eso, de lo que escribió Bartolomé de las Casas acerca del genocidio indígena y de por qué hay gente (no siempre facha) que está dispuesta a discutirlo.

    ResponderEliminar