05 septiembre 2008

La garzonada

Cuando creímos que el asunto de las Dos Españas ya sólo hacía referencia a si se es del Real Madrid o no, volvemos por donde solíamos a darnos collejas con pseudoideas que guardaban polvo desde hacía décadas.

Permitid que me retrate. Para algunas cosas soy facha. Y mucho. Para tantas otras, soy el más rojo. Según la pregunta a responder, levanto un brazo u otro. No me escondo, asumo que así es como pienso y lo defiendo ante quien sea, con casi la misma vehemencia con la que defiendo que otros no tengan que estar de acuerdo conmigo.
_¿Y quién no lo hace hoy en día en una democracia, amigo?
Si yo fuera un tipo demagogo, diría que, por ejemplo, un juez que se permite el lujo de requerir un listado de víctimas de un sólo bando de cierta Guerra Civil. Pero no lo soy. En serio, y no quiero caer en ese error que supone relacionar una idea sagrada para los occidentales como es la esencia misma de la democracia (en la que, personalmente, creo pero no de modo entusiasta) con un juez que también es político.
Pero la cosa me dio qué pensar estos días.
_No veo dónde está el problema. Garzón hace lo que hizo Franco con la Causa General, allá por los 40, sobre la "horda marxista". Ya le iba tocando al bando republicano, ¿no?
El problema está precisamente en eso, que Garzón está haciendo "lo que hizo" Franco. Algún mal pensado hasta podría decir que son la misma cosa, y todos sabemos qué significa eso hoy en día. Si en su momento estuvo mal honrar sólo a un bando y acosar al otro, no veo por qué ahora va a estar bien hacer exactamente lo mismo.

Hoy por hoy, quien no sea antitotalitarismos está en fuera de juego. Me da lo mismo si el sátrapa se llama Franco o si se llama Castro. Merecen los mismos adjetivos.
Aquí vivimos una de esas durante 40 años. Una de derechas, nacionalcatólica, cercana al fascismo y el nacionalsocialismo. Una en la que cualquier cosa que oliera a socialista, masón o comunista era silenciado, reprimido y, algunas veces, ejecutado. Una en la que muchos vivieron "plácidamente", pero unos pocos no. Sólo por pensar diferente (me recuerda mucho a la situación del País Vasco, pero no es hora de hacer paralelismos).
40 años. Una vida, para unos cuantos. 40 años en los que sólo se podía escribir una versión, una historia, una idea. Un bando.
_Qué horror.
Y que lo digas. Al morir (de viejo) aquél hombre, se escogió la vía de la "reconciliación". Pelillos a la mar y a otra cosa, por ejemplo... mirar hacia delante. Brillante, pese a que nadie quedó contento del todo. Los unos (PSOE, PCE) porque quedaba pendiente ajustar cuentas. Los otros (nacionalistas) porque les daban mucho, pero no la Luna que pedían. Los que faltan, es decir, los de derechas, porque la cosa quedaba como muy progre.

Como ocurría en la antigua Roma, los pactos están sólo para ser incumplidos antes o después. Pasaron más de 20 años de aquellos abrazos y momentos entrañables. Los unos (PSOE, PCE, IU) decidieron que ya había pasado el tiempo suficiente como para poder exigir sus cuentas pendientes. Los otros (nacionalistas e IU) siguen pidiendo la Luna. Los que faltan, están entre la espada y la pared. Tibios, equidistantes. Tabú.

Salió la Ley de Memoria Histórica y ninguno de los que hablan con la boca llena de "democracia" (que nos representa a todos, no lo olvidemos) tuvieron a bien hacer un ejercicio ejemplificador incluyendo a cualquiera que muriera durante aquellos jodidos años, fuera de donde fuera y luchara por quien luchara. Optaron por la solución fácil:
_Ya tuviste 40 años para ensalzar a los tuyos. Ahora me toca a mí.
Y ojo, que nadie lo discuta. Que nadie se atreva a rechistar ni tan sólo un poquito. Que nadie ose plantear si aquello no resulta precisamente comparable a todo lo que condenamos. Ya sabemos qué ocurriría.
Facha! ¡Filofranquista!
_¡Crispadores! ¡Derecha extrema! ¡Cordón sanitario!
O, en todo caso, a vueltas con la misma idea-fuerza:
_Los fachas ya tuvieron tiempo para reivindicar lo suyo, ahora nos toca a nosotros. Además, somos los "buenos".
Porque nos hemos pasado los últimos 30 años leyendo, escuchando y viendo cómo, efectivamente, los "buenos" llevaban encima una bandera tricolor. Y que los "malos" (y qué malos, joer) llevaban bigote, eran rígidos y crueles y, lo que es peor, enarbolaban una bandera con gallina.
Se lo tienen merecido, faltaría más.

En primer lugar, por haber montado una dictadura de 40 añazos. Por no haber permitido (seriamente) que hubiera libertad de expresión y de pensamiento. Qué coño, con "libertad" a secas acabamos antes.
En segundo lugar porque, acomplejados y cariacontecidos, sus... hum... más cercanos ideológicamente y con amplia representación parlamentaria (dejando claro que no tienen nada que ver, pese a que algún gerifalte intente de cuándo en cuándo demostrar lo contrario) nunca han sabido contrarrestar esta tendencia. Lo han dejado correr, sumidos en el pavor que supondría aparentar que están arrimando el ascua al de El Ferrol.
Ca! ¡Pero si ya lo están!
Eso dice siempre que puede cualquiera del otro lado metido a sectario, cierto. Pero la idea es fenomenal: atan en corto a los únicos que podrían protestar por una situación análoga (con todos los matices habidos y por haber, pero análoga igualmente) y al mismo tiempo campan a sus anchas en determinados campos, como el "cultureta" (¡ja!), donde expandir esa idea y que acabe siendo creíble.
Brillante. Simplemente, brillante. Y rastrero.

Por eso, cualquiera que arremeta estos días contra Garzón para afearle el gesto de brindar al sol por la causa republicana sólo puede recibir palos y no gozar de razón alguna. No importa si la medida es interesada por la situación general del país, si el tipo es famoso, si el tipo es conocido por querer salir en los papeles y chupar cámara... y si todo esto llevará a alguna parte.
_Pues hombre, a la rehabilitación de los defensores de la legalidad y la condena de los genocidas fachas, ¿no te parece poco?
Lamentablemente, visto el percal, poquísimo.

9 comentarios:

  1. ¡..FRANCAmente sorprendida..!

    ResponderEliminar
  2. REALmente, no entiendo a qué vino esta jugada.

    ResponderEliminar
  3. Uuuffff me he perdido completamente....aunque creo que prefiero no entenderlo, mejor asi.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja..
    ¿qué jugada?

    pues el artículo es bastante denso y no estaba en el contexto adecuado para comentarlo como se merece, pero no deja de ser cierto que me sorprendió, especialmente tu forma de expresarlo.

    Pero, por favor, como Ari, yo también me he perdido¿? Qué jugada no entiendes.

    Bso

    ResponderEliminar
  5. En mi colegio, nido de rojos masones donde los haya (jesuitas), había un profesor de literatura que solía comentar con una sonrisita cómplice que "hace años vivíamos FRANCAmente mal, pero ahora vivimos REALmente peor". Tu comentario me recordó aquello y lo cierto es que interpreté que, en tu opinión, este artículo es facha. :)
    No lo es, o no pretendía que lo fuera, sino que intentaba decir que lo bueno habría sido algo que englobara a todo el mundo sin caer en sectarismos, y menos como cortina de humo para tapar problemas mayores...

    ResponderEliminar
  6. sigo esperando poder comentar este y muchos otros artículos u opiniones con más calma y tiempo.Para no correr el riesgo de sesgar tanto nuestras intervenciones por el cuchillo de la libre interpretación..que es una arma peligrosa.

    De todos modos, sirva mi comentario de "el espejo" como contrapunto para acercar posiciones ( no ideologicas sino personales)

    ;P

    Otro abrazo..pese tu resistencia!
    jaja

    ResponderEliminar
  7. Qué hacemos entonces con la familia cual que vive en el pueblo tal, que tuvo la mala suerte de tener un descendiente que luchó en una guerra lejana, y que no saben donde puede estar enterrado.

    Que hacemos si es una guerra que ni les va ni les viene, que no tienen el más mínimo interés en reavivarla, todo lo contrario, han aprendido a vivir en paz y a preocuparse de lo que realmente importa en la vida. Más allá del interés de cuatro politiquillos que quieren arañar votos politizando hasta el deporte.

    Que hacemos si todos los historiadores, permíteme decirlo, hasta los neutrales, aplauden la decisión de dar el último carpetazo a la época más triste y vergonzosa de España.

    ¿Qué hacemos amigo mío? Seguimos politizando, no? Así desde fuera se nos seguirá viendo como esa democracia en pañales, que sigue enquistada en gilipolleces.

    Saludos y a ver si nos vemos todos los ex-miami!

    ResponderEliminar
  8. Precisamente, Guillermo, tienes toda la razón y comparto todo lo que dices. Nosotros ni vivimos la guerra ni sus consecuencias inmediatas, somos la generación que nació en "libertad"... y, aún así, dejamos que nos influyan y nos arrastren aquellos araña-votos de uno y otro lado. No estoy libre de culpa aunque... ¡intento rebelarme!

    Yo no estoy en desacuerdo con la Memoria Histórica, al margen de que haya salido con tanto retraso y un ligero toque partidista (lo cual es triste, que hasta en un tema como éste tenga que salir la ideología a colación). Y quiero como el que más que se haga justicia con quienes pagaron una cuenta demasiado cara. El único problema que veo a todo este asunto es lo difícil que se me hace creer que esto hará que se cierre el tema de una vez por todas, porque peca del mismo error que se cometió en el pasado.

    Es decir, me alegra que haya llegado un periodista y le entregara a Garzón una lista con 1.000 represaliados por el bando republicano durante la guerra (también republicanos y anarquistas) y que tengan que ser incluidos en el lote. No porque los "malos" sean los de un lado (que ni me va ni me viene), sino porque así es como efectivamente se zanja el asunto y no queda nadie por reivindicar. De ahí mi mensaje pseudo-protesta.

    Un abrazo, amigo.
    Por cierto, me he encontrado con Jaime en la calle hace un rato. Espero verte el viernes que viene!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que sigo perdida en estos temas; sabiéndome inculta en ámbito político y algo formada en sentimentalismos y comportamientos humanos llego a una única (que por supuesto no inamovible) conclusión.

    Somos lo que somos porque al país le interesa que así sea. Como muy bien decís somos la generación que nació libre, si de acuerdo, rodeados por los influjos de aquellos que aún se lamían las heridas de guerra, pero aun así, libres y sin conocimiento de campo de susodicha ideología.

    Pero señores (BKO esto creo que ya lo comentamos en otro blog) somos lo que vemos, y crecemos y evolucionamos gracias a las influencias de TODO lo que nos rodea, así, la mayoría de catalanes tenemos en nuestro interior la estela de un sentimiento antaño vivido, al igual que los Madrileños, los Vascos, loa Extremeños, los Andaluces....

    y porque si hace años de esto, no se ha extinguido, y los partidos políticos siguen echándole leña al fuego, ya sea de forma descarada u ocultando sus verdaderas intenciones???? Es obvio.... porque desengañémonos... el amor no es la única fuerza que mueve montañas...la rabia, la ira es mucho mas poderosa a la hora de crear acción y esta que genera? competitividad, y esta? ganas de superar al otro... una lucha interna un poco camuflada que sisi....LEVANTA EL PAÍS... que absurdo.. Pero así es..Acción -reacción...

    ResponderEliminar